General

Disnea en pájaros

Disnea en pájaros

La disnea es una dificultad para respirar. Los animales disneicos parecen estar angustiados o incómodos. Por lo general, tienen un aumento en la frecuencia respiratoria o taquipnea, y la respiración puede o no ser difícil. Aunque las enfermedades del tracto respiratorio a menudo causan dificultad para respirar, otras enfermedades, como enfermedades cardíacas, trastornos del sistema nervioso o trastornos mecánicos pueden causar disnea o taquipnea.

Las aves disneicas generalmente respiran con la boca abierta. La respiración puede requerir un esfuerzo de todo el cuerpo, manifestado por "balanceo de la cola", donde la cola se mueve hacia arriba y hacia abajo con cada respiración. En algunas aves, se escucha un chirrido con cada inspiración.

Algunas aves tienen comportamientos únicos que pueden confundirse con disnea. Por ejemplo, las cacatúas a menudo silban cuando están excitadas o asustadas. Los loros grises africanos emiten un sonido traqueal gruñido y gorgoteante cuando son capturados y restringidos. Los loros Pionus emiten un silbido distintivo cuando se excitan.

Hay muchas causas de disnea y taquipnea. Algunos de los más comunes incluyen:

  • Enfermedad respiratoria: neumonía, infecciones del saco aéreo, neumonitis alérgica, traqueitis
  • Toxinas: humos de teflón inhalados, monóxido de carbono
  • Obstrucción de la tráquea: semillas inhaladas, tumores, abscesos, bocio
  • Compresión de los alvéolos: órganos abdominales agrandados, ascitis (acumulación de líquido en el abdomen), neoplasia (cáncer)
  • Dolor
  • Enfermedad cardiaca
  • Trastornos del sistema nervioso: trauma cerebral, neoplasia

    Las aves tienen un sistema respiratorio extremadamente eficiente y generalmente no se vuelven disneicas o taquipneicas hasta que los procesos de la enfermedad están muy avanzados. Cualquier ave que parezca tener dificultad para respirar debe ser vista por un veterinario.

    Qué mirar

  • Respiración con la boca abierta
  • Excursiones de todo el cuerpo con cada respiración o "balanceo de cola"
  • Letargo, sentado con plumas esponjadas
  • Somnolencia excesiva
  • Debilidad: las aves que son demasiado débiles para permanecer en una percha están en estado crítico
  • Anorexia

    Cuidado veterinario

    Su veterinario recomendará pruebas de diagnóstico específicas dependiendo de qué tan severamente disneica esté el ave y según los hallazgos del examen físico. Dado que varias enfermedades respiratorias y no respiratorias diferentes pueden causar disnea y taquipnea, pueden ser necesarias pruebas diagnósticas exhaustivas.

    Una historia completa es extremadamente útil para llegar a un diagnóstico. Esté preparado para decirle a su veterinario cuándo comenzó el problema, cualquier otro síntoma que haya notado, el tipo de dieta en que se encuentra su ave y cualquier exposición a otras aves.

    El diagnóstico puede incluir

  • Un examen físico completo, que incluye auscultación (escuchar con un estetoscopio)
  • Radiografía (rayos X) para evaluar los pulmones, los alvéolos y la cavidad abdominal.
  • Un conteo sanguíneo completo (CBC) y un panel de bioquímica sérica
  • Exámenes de sangre o muestras de coanal para clamidiosis (psitacosis) o aspergilosis
  • Endoscopia: visualización de la tráquea, sacos aéreos o pulmones con un endoscopio rígido para recolectar muestras para biopsia o cultivo
  • Muestreo de la tráquea para cultivo bacteriano y citología (buscando tipos de células para evidencia de infección o inflamación)

    El tratamiento puede incluir

    El tratamiento para la disnea y la taquipnea puede incluir cualquier combinación de:

  • Colocando al pájaro en una jaula de oxígeno
  • Antibióticos o medicamentos antifúngicos.
  • Nebulización con aire humidificado y antibióticos o medicamentos antifúngicos.
  • Las aves severamente disneicas o aquellas con otros signos clínicos además de la disnea generalmente requieren hospitalización para atención las 24 horas.

    Cuidados en el hogar

    Las aves disneicas requieren atención veterinaria. Después de ver al veterinario, asegúrese de:

  • Administre todos los medicamentos según las indicaciones, durante el tiempo indicado, incluso después de que los síntomas parecen haber desaparecido.
  • Esté atento a un cambio en la respiración e informe cualquier cambio a su veterinario.
  • Si no se observa una mejora, informe a su veterinario.
  • Mantenga al ave en una habitación separada de las aves que crean mucho polvo de plumas (cacatúas, cacatúas, loros grises africanos).
  • No fume cigarros o cigarrillos alrededor del ave.

    En los mamíferos, la respiración se logra mediante excursiones del diafragma, lo que aumenta el volumen del cofre y atrae aire a los pulmones. Las aves no tienen un diafragma y los pulmones no se expanden ni se contraen con la respiración. En cambio, grandes sacos de aire llenan la cavidad torácica (pecho) y abdominal. Las aves usan sus pechos y músculos abdominales para respirar. La contracción de estos músculos expande el volumen de la cavidad toracoabdominal, lo que infla los sacos de aire y extrae el aire de los pulmones para el intercambio de oxígeno. Si la cavidad abdominal contiene un órgano agrandado, un tumor o un exceso de líquido, es posible que no haya suficiente espacio para la expansión de los sacos aéreos. Si los alvéolos no pueden expandirse por completo, el aire no puede pasar por los pulmones y el intercambio de oxígeno es insuficiente. Las aves con lesiones que ocupan espacio en la cavidad abdominal a menudo se vuelven disneicas o taquipneicas. Ocasionalmente, la lesión que ocupa espacio estará contenida dentro de los sacos aéreos en forma de exudado u hongo. Esto se ve con mayor frecuencia con la aspergilosis, una enfermedad respiratoria micótica.

    Este concepto también debe considerarse cuando un ave está restringida. Si se mantiene demasiado apretado alrededor del pecho, el ave no puede expandir la cavidad toracoabdominal. Puede ser muy difícil para un pájaro respirar cuando está restringido de manera inadecuada. Las aves muy pequeñas, como los canarios y los periquitos, podrían asfixiarse.

    Las aves tienen un sistema respiratorio extremadamente eficiente, que es una adaptación para el ejercicio prolongado y riguroso, como los vuelos largos. Sin embargo, la mayoría de las aves de compañía no hacen mucho ejercicio, pasan la mayor parte del tiempo sentadas en jaulas o perchas (actividades que requieren muy poco gasto de oxígeno). Debido a esto, la disnea y la taquipnea generalmente no se ven hasta que los procesos de la enfermedad están bastante avanzados. Por lo tanto, si nota una respiración dificultosa en su ave, se justifica inmediatamente la atención veterinaria.

    La eficiencia avanzada del tracto respiratorio aviar a veces puede tener consecuencias mortales. La exposición a gases y gases en aerosol que a menudo son relativamente inofensivos para otras especies puede ser extremadamente mortal para las aves. Por ejemplo, la inhalación de vapores de teflón sobrecalentado y otras sartenes antiadherentes puede causar una neumonitis aguda fatal. Las aves morirán rápidamente después de la exposición al monóxido de carbono. (Es posible que esté familiarizado con la práctica de los mineros de carbón que traen canarios a las minas. La muerte repentina de estas aves sirvió como advertencia de concentraciones de gases tóxicos). En general, todos los aerosoles en aerosol deben usarse con precaución, o evitarse por completo, alrededor de las aves de compañía.

    Hay muchas causas respiratorias y no respiratorias de disnea y taquipnea en las aves.

    Las causas respiratorias incluyen

  • Neumonía bacteriana, incluida la clamidia y el micoplasma, que son potencialmente zoonóticos.
  • Aspergilosis: un hongo que normalmente se encuentra en el medio ambiente y que puede causar neumonía grave o potencialmente mortal o saculitis aérea en las aves de compañía.
  • Neumonía viral
  • Neumonía por aspiración: inhalación accidental de alimentos o líquidos en los pulmones.
  • Neumonitis alérgica: se observa en algunas aves alojadas con aves que producen grandes cantidades de polvo de plumas (cacatúas, loros grises africanos)
  • Edema pulmonar: acumulación de líquido en los pulmones.
  • Tóxico: humos de teflón inhalados, aerosoles, humo de cigarrillo, monóxido de carbono.
  • Obstrucción traqueal: cuerpos extraños inhalados (especialmente semillas), papilomas (verrugas), neoplasia (tumores), abscesos, granuloma
  • Compresión traqueal: neoplasia, absceso, granuloma, bocio (en periquitos)
  • Obstrucción del tracto respiratorio superior: tumores, abscesos o cuerpos extraños en la cavidad nasal o choana
  • Saculitis por aire: acumulación de exudado u hongo en los sacos aéreos por infección bacteriana o fúngica

    Las causas no respiratorias de disnea y taquipnea pueden incluir:

  • Compresión de los alvéolos: ascitis (acumulación de líquido en la cavidad abdominal), hepatomegalia (agrandamiento del hígado), neoplasia (cáncer), peritonitis (inflamación del revestimiento de la cavidad abdominal), unión al huevo (retención de óvulos en el útero), obesidad severa
  • Insuficiencia cardíaca congestiva: puede causar acumulación de líquido en los pulmones (edema pulmonar)
  • Trastornos del sistema nervioso central: traumatismos, tumores cerebrales, encefalitis (inflamación del cerebro)
  • Anemia: pérdida de sangre o disminución de la producción de glóbulos rojos.
  • Trastornos ácidos / básicos: secundarios a enfermedades metabólicas como la diabetes mellitus.
  • Ansiedad
  • Dolor

    El veterinario recomendará pruebas de diagnóstico específicas dependiendo de qué tan severamente disneica esté su ave, cuánto tiempo han estado sucediendo los problemas y los hallazgos del examen físico. Como la disnea y la taquipnea pueden ser causadas por varios trastornos respiratorios y no respiratorios, pueden ser necesarias pruebas diagnósticas exhaustivas. Se puede recomendar cualquier combinación de lo siguiente:

  • Se necesitan radiografías (rayos X) para evaluar los pulmones, los alvéolos y la cavidad abdominal. Por lo general, se radiografía toda la cavidad toracoabdominal. Las radiografías pueden revelar neumonía, edema pulmonar, enfermedad del saco aéreo o lesiones que ocupan espacio en la cavidad abdominal. El ave debe mantenerse completamente inmóvil, por lo que a menudo se usa anestesia general.
  • Se necesita un conteo sanguíneo completo (CBC) para buscar evidencia de enfermedades infecciosas, alergias o inflamación. Ciertos tipos de glóbulos blancos serán elevados en número con enfermedades específicas. Muchos tipos de enfermedades infecciosas, como la clamidiosis y la aspergilosis, tienen patrones característicos de aumento de glóbulos blancos.
  • Se necesita un panel de bioquímica en suero para buscar evidencia de problemas metabólicos, como enfermedades del hígado, riñón o páncreas.
  • Exámenes de sangre (serología) o muestras de coanal para clamidiosis. Estas pruebas buscan la respuesta del cuerpo al organismo que causa la clamidiosis (anticuerpos) o la presencia del organismo mismo (antígeno).
  • Serología para Aspergilosis
  • Examen endoscópico de la choana y / o la tráquea. Los tumores, abscesos, granulomas o cuerpos extraños se pueden detectar visualizando directamente estas áreas. Se requiere equipo especializado, y este procedimiento generalmente lo realiza un especialista aviar.
  • Lavado traqueal: muestrear la tráquea en busca de cultivo bacteriano y citología (observando los tipos de células en busca de evidencia de infección o inflamación).
  • Examen endoscópico de los sacos aéreos: al ver directamente los sacos aéreos, el veterinario puede evaluar la gravedad de la enfermedad y recolectar muestras de biopsia para el examen histopatológico y el cultivo. Además, se pueden obtener muestras de biopsia de los pulmones si está indicado. La cavidad abdominal completa se puede visualizar a través del endoscopio, lo que permite obtener muestras de órganos agrandados o también algunos tumores. Este procedimiento lo realiza un especialista aviar.
  • Muestreo de la cavidad nasal o choana para cultivo bacteriano o citología. Se pueden tomar muestras directamente de la fosa nasal después de que se haya eliminado el material seco, o enjuagando la fosa nasal con solución salina (sal), o retirando algunas células a través de una aguja (aspiración con aguja fina).
  • Electroforesis de proteínas séricas: ciertas fracciones de proteínas (gammaglobulinas) circulan en la sangre con muchas enfermedades infecciosas. Analizar los tipos de proteínas que están elevados en circulación ayudará al veterinario en el diagnóstico de estas enfermedades.
  • Abdominocentesis: si hay líquido en la cavidad abdominal, se pueden obtener muestras a través de un catéter para su análisis.

    Tratamiento en profundidad

    Hay muchas causas de disnea y taquipnea, y la causa debe identificarse para un tratamiento adecuado. Su veterinario puede recomendar una o más de las pruebas de diagnóstico descritas anteriormente. Mientras tanto, se necesita el tratamiento de los síntomas, especialmente si el problema es grave. Los siguientes tratamientos pueden ser aplicables a algunas, pero no a todas las aves que se encuentran disneicas o taquipneicas. Estos tratamientos pueden reducir la gravedad de los síntomas o proporcionar alivio a su ave. Sin embargo, la terapia inespecífica no es un sustituto del tratamiento definitivo de la enfermedad subyacente responsable de la condición de su ave.

  • Las aves disneicas, especialmente las aves con síntomas adicionales como letargo y anorexia, generalmente requieren hospitalización y atención las 24 horas.
  • Las aves con disnea severa requieren suplementos de oxígeno y se colocan en una jaula de oxígeno.
  • Si la tráquea está obstruida, puede evitarse colocando un pequeño endotraqueal en el saco de aire abdominal. El pájaro puede respirar temporalmente a través de este tubo, mientras se despeja la obstrucción.
  • Puede ser necesaria la nebulización con aire humidificado, antibióticos o antifúngicos en aves con enfermedad del tracto respiratorio.
  • La limpieza del exudado seco o las secreciones de las cavidades nasales y / o los senos paranasales a menudo se puede lograr enjuagando los senos con una solución salina. Si el material se seca, se puede limpiar con pinzas bajo aumento. Este proceso a veces requiere anestesia general.
  • Los antibióticos o la terapia antimicótica a menudo se administran por vía sistémica (por vía oral o por inyección) y por vía tópica (instilando antibióticos directamente en la tráquea).
  • Las aves que están deshidratadas pueden requerir fluidoterapia, administrada por inyección debajo de la piel (subcutánea) o por vía intravenosa.