General

Olor a pezuña?

Olor a pezuña?

Al elegir los cascos de su caballo esta primavera, puede notar un olor desagradable y una descarga espesa negra inusual alrededor de la rana. Estos son los primeros signos de aftas, una infección de la rana y los tejidos circundantes del casco. La bacteria (generalmente Fusobacterium necrophorum) infecta los surcos (pliegues) colaterales y centrales de la rana. La bacteria tiene propiedades degradantes (llamadas propiedades queratinolíticas) que descomponen los tejidos del casco. Los productos de descomposición y las bacterias muertas contribuyen a la acumulación de secreción negra. Las fisuras de los surcos se profundizan, al igual que las hendiduras entre los bulbos del talón. Esto puede ser un problema doloroso en la región del talón.
El tordo generalmente se encuentra en la primavera debido a los constantes ambientes húmedos en los que se paran los caballos. Los establos sucios, la falta de un ajuste adecuado y oportuno, y la falta de cuidado diario de las pezuñas también hacen que los caballos sean vulnerables a esta condición. Desafortunadamente, los zapatos y almohadillas correctivas pueden ocasionalmente contribuir al aftas porque pueden hacer que la pezuña sea más difícil de limpiar a fondo y pueden evitar la aireación de la pezuña. Los caballos con tacones largos o contraídos con surcos profundos también pueden verse afectados, ya que dicha conformación del pie evita el contacto de la rana con carga de peso.

Si no se trata, la infección puede causar hinchazón de la extremidad inferior y cojera. La cojera ocurre cuando la infección se propaga a las estructuras sensibles del pie. Puede alcanzar profundamente el surco central de la rana o hendidura entre los bulbos del talón. Alternativamente, la infección puede extenderse a las láminas dérmicas (que conecta el hueso del ataúd con la pared del casco) y socavar la pared del casco.

Prevención

La prevención de la candidiasis se puede lograr de varias maneras:

  • Calzado de corte adecuado y oportuno (según sea necesario)
  • Limpieza diaria de los cascos de su caballo, especialmente cuando viene del paddock o campo.
  • Permitirle a su caballo algo de tiempo cada día parado en la cama limpia / seca

    Tratamiento

    Si nota un olor penetrante y una distorsión de la apariencia habitual de la rana de su caballo, puede ser necesario algún tratamiento. Los casos templados y leves de candidiasis generalmente se pueden tratar desbridando (eliminando el tejido muerto recortando, raspando y frotando vigorosamente) la rana y recortando la pared del casco. Es posible que sea necesario limpiar los casos más moderados con un antiséptico como la betadina y luego tratarlos diariamente con un antiséptico tópico después del recorte y el desbridamiento. Ejemplos de tratamientos tópicos efectivos son 10% de formalina, tintura de yodo o un producto comercial de sulfato de cobre. Algunos recomiendan remojar diariamente en sulfato de magnesio super saturado. Los casos severos de aftas pueden necesitar desbridamiento agresivo repetido seguido de vendaje estéril y tratamiento tópico. Ocasionalmente, los caballos que son resistentes al tratamiento o tienen episodios repetidos de aftas pueden ser calzados para levantar el pie ligeramente del suelo para promover la aireación de la superficie inferior del casco.

    Si sospecha aftas y su caballo está atrasado o atrasado por el recorte y el calzado, haga una cita con su herrador. Después del desbridamiento y recorte, él o ella pueden aconsejarle si es necesario un tratamiento adicional. Si su caballo ha sido cortado recientemente y nota signos de aftas, especialmente si hay cojera, contacte a su veterinario. Con un tratamiento adecuado y adecuado, puede evitar que la candidiasis cause molestias a su caballo y retrasar sus tan esperadas atracciones de primavera.